Ingresa Ingresa Ingresa Aplica ahora Aplica ahora para un prestamo personal

Cómo presupuestar tu dinero con un ingreso bajo

Más educación financieraAhorra e invierte

A smiling mid adult woman stands in the produce section of her supermarket and reaches down to show her serious elementary age daughter the next items on a paper shopping list.

No importa cuánto ganes, hacer un presupuesto puede ayudarte a ahorrar dinero y alcanzar tus objetivos financieros. Si tu ingreso es bajo, es todavía más importante hacer un presupuesto para que puedas tener todas tus facturas pagadas a tiempo y tener dinero guardado para emergencias.

En este artículo, veremos ocho estrategias básicas para que puedas hacer un presupuesto de buenos resultados con un ingreso bajo.

Esto es lo que vamos a explicar:

  • Revisa tu ingreso mensual y tus gastos
  • Corta tus gastos
  • Ponte metas
  • Crea un presupuesto realista
  • Ahorra automáticamente
  • Vigila tus gastos
  • Aumenta tu ingreso
  • Haz los ajustes que necesites
Puntos importantes:

  • Antes de crear un presupuesto, necesitas saber cuánto estás ganando cada mes y cuáles son tus gastos regulares.
  • Respetar tu presupuesto puede ser más fácil cuando tienes en mente tus objetivos financieros.
  • Para no salirte de tu presupuesto, ayuda a vigilar lo que gastas durante el mes. Podrías tus pagos en una hoja de cálculo, descargar una aplicación para presupuestar, o usar el método de los sobres con efectivo.

Revisa tu ingreso mensual y tus gastos

Para crear un presupuesto, necesitas tener una imagen clara de lo que estás ganando y gastando en la actualidad. Comienza calculando tu ingreso mensual después de impuestos. Aquí incluye tu salario o sueldo, más cualquier dinero que recibas de otros trabajos que haces, pensión alimenticia (alimony), manutención de los hijos (child support) o los pagos del Seguro Social.

Luego, es importante saber dónde se va tu dinero. Guarda todos los recibos durante varios meses para tener una idea del promedio de tus gastos. Puedes poner cada gasto en una de las siguientes categorías:

Gastos fijos

Tus gastos fijos son los que son los mismos cada mes. La renta o el pago de la hipoteca, el pago mínimo de tus deudas y el seguro del auto son ejemplos de gastos fijos. Siempre sabes exactamente cuánto vas a estar pagando por esas facturas cada mes.

Gastos variables

Los gastos variables son los que suben y bajan. Alimentos, servicios públicos como el gas y la luz, facturas médicas y entretenimiento, son gastos variables. Una factura del servicio eléctrico, por ejemplo, puedes ser más alta en el invierno cuando cuesta más calentar tu casa. Si vas al dentista, puede ser que gastes más en facturas médicas ese mes.

Algunos gastos pueden caer en cualquiera de las dos categorías. Si tu factura telefónica es por la misma cantidad cada mes, entonces es fija. Si esa misma factura sube y baja, dependiendo de cuánto uses el teléfono, entonces es variable. De la misma manera, si pones la misma cantidad de dinero en ahorros o inversiones cada mes, se cuenta como gasto fijo. Si la cantidad cambia, entonces es variable.

Corta tus gastos

El siguiente paso es poner atención a tus hábitos de gasto. ¿Gastas más de lo que ganas? Si es así, te interesará probar estas sencillas sugerencias para reducir tus gastos variables:

  • Come fuera con menos frecuencia
  • Planea las comidas y haz una lista antes de comprarlos
  • Busca las ofertas y usa cupones
  • Compra cosas de segunda mano en vez de nuevas
  • Usa el transporte público, tu bicicleta o ve a trabajo en el auto de alguien más

Reducir tus gastos fijos puede ser más difícil, pero sigue siendo posible. Por ejemplo, puedes ahorrar dinero cuando:

  • Cancelas las suscripciones que no usas
  • Pones en pausa el gimnasio
  • Te cambias a una vivienda más pequeña
  • Consigues un compañero de cuarto para compartir la renta y los servicios públicos
  • Refinancias o consolidas tus deudas

Ponte metas

Puede ser más fácil reducir tus gastos cuando tienes un objetivo claro en mente. Hay muchas razones para las que quieres ahorrar dinero. Algunos de los propósitos más comunes son:

  • Tener dinero a la mano para emergencias
  • Salir de deudas
  • Comprar una casa
  • Pagar una boda o unas vacaciones

Crea un presupuesto realista

Ahora que ya decidiste cuáles son tus objetivos financieros, es hora de crear un presupuesto que se ajuste a tus necesidades.

¿No sabes por dónde empezar? Mucha gente se beneficia con el método 50/30/20. Con este plan de presupuesto, puedes gastar hasta el 50 por ciento de tu ingreso en lo esencial: comida, renta, transporte, facturas médicas y cualquier otro gasto necesario. (Ten en cuenta que los gastos esenciales pueden ser fijos o variables.) Otro 30 por ciento de tu ingreso va para lo que no es esencial; las cosas que no son absolutamente necesarias como viajes, entretenimiento y restaurantes. El 20 por ciento que queda, va para tus ahorros.

Si este sistema no te funciona, diseña tu propio presupuesto. Lo importante es que elabores un presupuesto realista y lo cumplas. Tomar el control de tus gastos te puede dar tranquilidad y ayudarte a alcanzar una seguridad financiera mayor.

Ahorra automáticamente

Muchos expertos financieros recomiendan guardar suficiente dinero para cubrir de tres a seis meses de gastos. Si pierdes tu trabajo o recibes facturas inesperadas, tus ahorros o fondo de emergencia puede ayudarte a salir adelante sin tener que pedir prestado o endeudarte con un saldo grande en tu tarjeta de crédito.

La manera más fácil de ahorrar es hacerlo automáticamente. Esto lo puedes lograr estableciendo transferencias automáticas en tu banco. Tan pronto como recibas tu cheque de pago, la cantidad que especificaste se va directo a tu cuenta de ahorros. Así, cuando necesites dinero para una emergencia, estará ahí.

Vigila tus gastos

Para no salirte de tu presupuesto, es importante vigilar lo que gastas durante todo el mes. Aquí te damos tres maneras de seguir el rastro de tus gastos:

Usa una app que presupueste

También puedes descargar en tu teléfono una aplicación que presupueste. Muchas de estas apps pueden sincronizarse con tus cuentas financieras y darte automáticamente una lista de tus pagos en la categoría apropiada. Algunas hasta tienen un límite en cada categoría, y te envían una alerta cuando estás cerca de ese límite.

Usa una hoja de cálculo

Puedes crear una hoja de cálculo para tus finanzas personales usando una plantilla de Internet, o un programa de la computadora, o hasta un papel cuadriculado. Comienza haciendo columnas para las categorías de tus gastos, como renta, comida, servicios públicos, transporte, médicos y entretenimiento.

Cada vez que hagas una compra o pagues una factura, anótalo en la categoría apropiada. Las hojas de cálculo digitales te permiten sumar el total de cada columna, para que no tengas que hacerlo a mano. Así es fácil saber, de un solo vistazo, cuánto gastas día a día, mes a mes.

Usa sobres para poner efectivo

Si prefieres hacer tus pagos en efectivo, el método del dinero en sobres puede ser útil para ti. Comienzas identificando cada sobre con la categoría correspondiente. Luego, sacas tu ingreso mensual en efectivo y lo divides entre los sobres, de acuerdo con cuánto piensas gastar. Cuando un sobre está vacío, ya no puedes gastar más dinero en esa categoría hasta el siguiente cheque de pago.

Aumenta tu ingreso

Aunque es posible presupuestar y ahorrar con un ingreso bajo, ganar más dinero realmente hace las cosas más fáciles. Estas son algunas sugerencias para aumentar tu ingreso:

  • Pide un aumento
  • Busca un empleo de medio tiempo
  • Comienza un negocio complementario
  • Obtén un título avanzado o una certificación
  • Vende cosas en línea

Haz los ajustes que necesites

Prueba tu nuevo presupuesto durante unos meses para ver si te funciona. Probablemente sabrás muy pronto si necesitas hacer cambios, pasando más gastos a una categoría y menos a la otra. Siempre puedes ajustar tus gastos y tu plan de ahorros con el tiempo, según van cambiando tus necesidades.

Ahorra, presupuesta y gasta con la app de Oportun

Hacer un presupuesto con un ingreso bajo es posible si mantienes tu motivación y te organizas. La recompensa de no salirte de tu presupuesto le da seguridad financiera a ti y a tu familia.

¿Ya quieres comenzar a presupuestar y ahorrar desde hoy? Echa un vistazo a la app de Oportun. Te ayudará a ver lo que está bien que gastes, mientras te ayuda a presupuestar tus facturas y alcanzar tus objetivos de ahorro.

 

Fuentes

Investopedia. The 50/30/20 budget rule explained with examples La regla presupuestaria del 50/30/20 con ejemplos

Experian. How much money should you have in your emergency fund? ¿Cuánto dinero debería tener en su fondo de emergencia?

¿Listo para construir un mejor futuro? Aplica ahora.

Préstamos personales

También te puede interesar

¿Qué es una tasa de interés APR y cómo funciona? Crea un fondo de emergencia Cómo planear tu retiro ¿Qué es la tarifa por emisión del préstamo? Cómo refinanciar la deuda de tu tarjeta de crédito ¿Es mejor no tener puntaje de crédito que tener uno bajo? Pagar deudas: Método avalancha Cómo asegurarse de que una app financiera es segura 4 razones por las que es tan difícil ahorrar dinero y cómo te puede ayudar Oportun

¿Listo para construir un mejor futuro? Aplica ahora.

Préstamos personales Tarjetas de crédito

Usamos cookies para ofrecerle la mejor experiencia en nuestro sitio. Nosotros no vendemos su información a terceros. Al usar nuestro sitio, usted está de acuerdo con nuestra política del uso de cookies. Más información aquí.

This site is registered on wpml.org as a development site. Switch to a production site key to remove this banner.