Consejos antes de comprar un auto usado

An Oportun customer who is ready to purchase a new car with his auto loan from Oportun.

En casi todo Estados Unidos tener un auto es una necesidad. Para la mayoría de las familias, el auto es uno de los mayores gastos, junto con la vivienda y el seguro médico.

Por eso es importante invertir tiempo en estudiar todas tus opciones para encontrar la mejor oferta, ya sea navegando por internet o buscando otras posibilidades en tu area.

La primera pregunta: ¿nuevo o usado?

Si bien es cierto que comprar un auto nuevo es divertido, seamos honestos, tenemos otras prioridades en la vida, ¿no es cierto? Además, los autos nuevos se devalúan más rápido que los usados. Lo bueno es que hoy en día, puedes encontrar autos confiables de muy alta calidad.

Para familias o personas que viven con un presupuesto limitado (es decir, ¡todas las familias!), pero especialmente aquellas que tienen otras necesidades importantes, el auto usado es una gran opción. Ten estos pensamientos en mente antes de comprar tu vehículo.

Delimita tus opciones

Las opciones son múltiples. Para delimitar la selección y tomar la decisión adecuada, considera lo siguiente:

USO DIARIO:

Pregúntate a ti mismo: “¿Para qué lo utilizaré?”, “¿con qué frecuencia?”, “¿en qué terrenos voy a conducir?”, “¿necesito espacio extra para los niños?”, “¿cada cuanto transportaré o almacenaré mis cosas?”, “¿alguien más necesitará conducirlo?”, “¿cada cuánto haré viajes largos?”. Sé realista con tus necesidades para poder así determinar:

  • ¿Cuántas millas ya hechas puede tener el auto usado? Precisarás de un auto con pocas millas si necesitas recorrer largas distancias o que te dure más.
  • ¿Realmente necesitas un vehículo de tracción en las 4 ruedas? Si vives en zonas con nieve puede ser mejor comprar un juego de neumáticos para la nieve. Al final el costo será similar o inferior, el consumo de gasolina será menor, y tendrás una mejor tracción.
  • ¿Cuántos pasajeros irán regularmente en el auto? ¿Cuántas puertas y asientos necesitas?
  • ¿Cuántas cosas necesitas llevar en el vehículo? ¿Necesitas una cajuela grande o te alcanza con una pequeña? Si solo transportas grandes cargas ocasionalmente, ¿no sería mejor pedir prestado o alquilar un vehículo más grande para esas ocasiones?
  • ¿Qué tan importante es el consumo de gasolina? ¿Y el impacto medioambiental?

DINERO:

Piensa cuál es el presupuesto máximo que te podrías permitir y cómo conseguirías el dinero. ¿Necesitarías un préstamo? Si lo estás considerando, hazte estas 3 preguntas antes de elegir la empresa prestamista. Recuerda también que los concesionarios y empresas vendedoras tienen relación con bancos y quizá puedan ayudarte a conseguir un préstamo.

Si quieres pagar en efectivo, ¿cuánto necesitarías ahorrar de cada sueldo y por cuánto tiempo, para comprar el auto?

Como encontrar un auto usado que vale su dinero

Comienza con una búsqueda en Internet para conocer las opciones disponibles. Puedes buscar en sitios web de vendedores de autos usados, como Carmax, en concesionarios de automóviles usados, o a través de ventas privadas en Craigslist o eBay.

Revisa los comentarios en Internet sobre los vendedores/concesionarios para ver cuáles parecen confiables y si otras personas han tenido buenas experiencias. En la barra de búsqueda de Google, simplemente escribe el nombre de la empresa seguido de “review” (“reseña”) para encontrar las opiniones de los clientes.

Si optas por una venta privada, intenta averiguar si el vendedor es una persona confiable. También podrías considerar comprar el auto a un amigo en el que confías, al amigo de un amigo, compañero de trabajo o vecino.

Con un vendedor privado es posible que tengas más oportunidad de negociar el precio, pero podría ser más arriesgado en términos de responsabilidad, ya que los vendedores y los concesionarios de autos usados podrían ofrecen garantías.

Una vez que veas ese carro soñado…

No importa cuán enamorado estés de un automóvil; no olvides tomar estas precauciones antes de comprometerte con la compra:

  • ¡La seguridad es lo primero! Siempre mantén eso en mente.
  • Inspecciona el automóvil mirando de cerca las ventanas, asientos, llantas, suspensión, carrocería, luces, controles, cajuela, techo, motor, etc.
  • Haz una prueba de manejo en una carretera y en el tráfico, y en condiciones similares a aquellas en las que conduces con más frecuencia.
  • Solicita una inspección independiente a un mecánico profesional (debes estar dispuesto a pagar por esto). Si el vendedor no acepta una inspección, piensa dos veces antes de comprarlo.
  • Fíjate en las millas de uso y la edad del automóvil. Un automóvil con 12,000 a 15,000 millas podría durar muchos años. Si tiene más de 100,000 millas es posible que necesite reparaciones con mayor frecuencia, pero también podría durar años. Mantenlo en mente.
    • Si decides comprar este automóvil a un particular, toma una foto del tablero de mandos para su registro o en caso de que se produzca alguna anomalía durante la transferencia de la boleta rosada (título de propiedad del auto, utilizado para el traspaso del vehículo.)
  • Verifica si es un precio justo: utilizando el millaje y el año, comprueba el valor en el sitio web de Kelley Blue Book.
  • Investiga en Internet si el mantenimiento de este vehículo en particular es asequible. Mira el consumo de combustible, averías típicas, costo de mantenimiento, etc.
  • ¿Tiene garantía el auto? Si es así, el vendedor debe mostrarte un documento escrito que lo especifique.

El precio del seguro de automóvil también puede variar en función del auto. ¡Verifícalo antes de comprarlo!

Últimos pasos de “finanzas”

  • Negociar. No temas discutir el precio y las condiciones. Recuerda que tienes el control y que debes estar convencido del trato antes de aceptarlo. Si no, da marcha atrás y vete. Es tan simple como eso.
  • Pregunta por el precio final real, incluidas las tarifas de registro, para evitar sorpresas.
  • Los concesionarios a veces ofrecen garantías extendidas. Verifica qué cubre la garantía del auto que has elegido y si tu seguro de auto ya ofrece la cobertura que te están ofreciendo.
  • Finalmente, firma el trato y…

¡COMIENZA A MANEJAR!

Más información en Federal Trade Commission.